¿Locura o genialidad? El liderazgo de chancla y piscina

Hay un video que se ha movido mucho últimamente, como ejemplo de liderazgo... Improvisado. Os invito a verlo primero, si aún no lo habéis hecho, y luego lo analizamos. El ejercicio ideal es verlo sin escuchar la voz en off, y después ya con las explicaciones que sobre él se hacen. 



No sé qué os ha pasado por la cabeza al verlo, pero para mi, si no hubiera esa voz que nos explica y analiza el comportamiento del ser humano cuando de liderazgo se trata, seguiría viendo a un tarado bailando, con alguna que otra sustancia psicotrópica de más, y a un montón de borregos que le siguen, o que sencillamente tienen ganas de pasarlo bien. Y punto. Un movimiento instrascendente más de la masa que sigue a la masa. 

 

Sin embargo, estas imágenes, que habrían pasado sin pena ni gloria o como una simple locura, cobran un sentido nuevo gracias a un talentsolucionador llamado Derek Sivers.  Este músico, payaso y estudiante del comportamiento humano, entre otras cosas, es el que ha conseguido dotar de un contenido especial, e incluso cierta dignidad, a este resurgir espontáneo de liderazgo de chancla y piscina. Para mí no tiene tanto valor ese chaval que se contorsiona de aquella manera, ni el primer freak que le sigue el ritmo, sino aquella mente que ha sido capaz de dotar de contenido a esta historia y elevarlo a la categoría de enseñanza a través de una charla y un vídeo TED (aquí lo podéis ver). Eso sí que es una genialidad. 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Quique Roca (domingo, 23 marzo 2014 10:30)

    Para meditar, sin duda...

  • #2

    Miguel Angel (martes, 25 marzo 2014 14:53)

    Estoy al 100% contigo Raquel. Gracias por descubrirme a Derek Sivers.

  • #3

    Cris (martes, 25 marzo 2014 21:59)

    Me chifla!! Q gran reflexión

  • #4

    Raquel Roca (miércoles, 26 marzo 2014 19:58)

    De nada Miguel Ángel, gracias Cris y Quique por comentar!