Cómo reconocer a un ególatra (y la distancia en kms que has de mantener)

Llevo toda la semana dando vueltas a la posibilidad de escribir sobre el ego, porque es un término que últimamente se ha puesto de moda como arma arrojadiza. En la política, en los medios, en el trabajo... Hasta ahí nada que objetar, que cada uno es muy libre de poner a caldo al de al lado si le place, y ya somos todos mayorcitos para afrontar la ley del boomerang: todo lo que haces/dices/piensas te vendrá de vuelta (y multiplicado). So, up to you. Pero para lo que tengo menos paciencia -RAE mediante- es con las personas que hacen uso inadecuado de la palabra porque desconocen el concepto, y meten en el saco del ego cualquier cosa. Me animo a escribir sobre esto superando las reticencias y urticaria que me dan los ególatras (más aún en domingo, día de guardar... se de cualquier toxicidad) porque me he cruzado esta mañana con un post del talentosolucionador de la comunicación, Juanma Romero, titulado "Cuando te critican, ¿lo aceptas?", que hace mención al ego. Y como en esta vida nada es casual, me lo tomo como señal para afrontar el tema.



No es lo mismo ego, que autoestima.

Empecemos por el principio: las definiciones (pero no entendidas desde la psicología del "yo", existencia, etc.).

Ego: que siente veneración por sí mismo y espera esa veneración de los demás. Y ahora definición de la palabra con la que sorprendentemente algunos lo confunden y que tan poco tiene que ver.

Autoestima: consideración, aprecio o valoración de uno mismo.

Repasemos: ego es lo que pensamos que piensan los demás sobre nosotros. La autoestima es simplemente lo que pensamos sobre nosotros mismos. Se puede tener mucho ego, pero muy baja autoestima (suele estar bastante ligado), o al contrario:  alta autoestima y bajo ego. Personalmente creo que del segundo tipo hay más: personas que se se valoran por lo que son, que se quieren y se aceptan; saben que tienen fortalezas y valores; sus propios dones. Y también son conscientes de sus carencias pero, o intentan mejorarlas, o no escurren el bulto intentando endorsárselo a los demás. Por lo tanto, una persona con buena autoestima no depende del ego -o aprobación y lisonjeo- de los demás para sentirse segura y defender sus ideas o posturas.

La mejor manera de no confundir a una persona con ego desmedido de alguien seguro de sí mismo y/o asertivo es analizar el perfil del ególatra. Hay tipificado un trastorno de personalidad narcisista (TNP) que se puede corresponder con un comportamiento ególatra. Se caracteriza por presentar un patrón generalizado de grandiosidad, en el que existe una necesidad de admiración y cero empatía con el resto de las personas. Se trata de un problema que afecta a una persona a nivel individual pero también social, ya que las relaciones que se establecen con otras personas vienen condicionadas por esta egolatría exagerada o narcisismo.

Nota: los ególatras se comportan siempre de la misma manera, lo cual no quita que todos podamos tener algún momento puntual de "egolatría". Si somos medianamente sanos, ya nos bajará algún ser querido a tierra tirándonos de las orejas.

 

Pero desglosemos el término. Me gusta la sencillez y claridad del artículo "Cómo saber si alguien tiene un gran ego" elaborado por eHow. Lo adapto en las siguientes líneas.


¿Qué caracteriza al ególatra?

1. Las cosas o se realizan a su manera no se realizan. Equiparan el compromiso con la pérdida.

2. Las personas egocéntricas sienten que deben ser el centro de atención para validarse a sí mismas.

3. Descuidan las necesidades de los que los rodean y piensan solamente en términos de lo que los favorece.

4. Necesita recibir halagos constantemente. Intentan cubrir así su baja autoestima. A diferencia de una persona con buena autoestima, alguien con ego desmedido necesita la aclamación de los demás para mejorar su propia imagen subdesarrollada en secreto.

5. Están solos. Las personas demandantes y narcicistas sólo consiguen que las demás se alejen por agotamiento y desgaste emocional.

6. Creen que el éxito de los demás implica su fracaso. Estos individuos se sienten mejor cuando la gente a su alrededor logra y gana menos. Con frecuencia intentan "colgarse las medallas" de éxitos ajenos.

7. Les gusta "debilitar" a los otros. Pretenden asegurarse así  de que los demás no lo superen en los negocios o la vida en general, por lo que están constantemente a la defensiva.

8. Suelen actuar como un "espejo", intentando proyectar en los demás sus propias carencias (ego incluído).


Fragilidad emocional

Estamos de acuerdo. Tener cerca a alguien así es una pereza, pero nunca está de más intentar comprender lo que se oculta detrás. Como gesto de humanidad, y porque puede ayudar a tomar perspectiva si te ha tocado en suerte un ególatra cerca. Lo explica muy bien un artículo de Clarín Blogs, que dice: "Las personas ególatras no nacen con esa condición, sino que son formadas así a partir del entorno de su cuna. Son muchos y variados los factores que concurren para constituir una personalidad egocéntrica y casi todos se dan durante los años de la infancia".


-Y detalla lo que ya hemos visto con estas palabras: "Independientemente del nivel social que alcance, o de las posesiones que haya obtenido, siempre se hallará rodeado de personas obsecuentes, serviciales, serviles y, en general, de gente que le es útil de una u otra forma. Estas personas, que forman el entorno del sujeto egocéntrico, pueden ser familiares, empleados, amistades, conocidos, etc. Las necesita como el aire; así como precisa constantemente ser el centro de atención y sentir la aprobación incondicional de todo su entorno. También necesita buscar y encontrar debilidades y defectos en los demás para hacerlos públicos, los manifiesta abiertamente y sin tapujos, aún cuando se trate de esa misma gente que compone su propio entorno. Es despótico y crítico inapelable; usa y abusa de los demás (lógicamente si es que los demás se lo permiten); antojadizo; inconstante; le gusta ostentar el poder que tiene sobre los demás y si posee dinero, alardeará exhibiendo sus nuevas adquisiciones".


-Vamos  a la parte Peter Pan : "También son aparatosos sus enojos, sobreactuados, fingidos; casi siempre terminan con una abrupta salida de la discusión, dejando a los demás con las palabras en la boca. Ningún mortal está a su altura para mantener una discusión. Obviamente no soporta que le lleven la contraria; así queda expuesta su costumbre de antojadizo o caprichoso; en cierta forma también queda al descubierto que la persona ególatra es como un niño grande. Nunca ha crecido o, por mejor decirlo, no ha podido completar su crecimiento o, mejor aún, ha crecido dentro de su propia egolatría".


-Un paso más hacia la parte más oscura: "Sus temores más profundos le sobresaltan por las noches, especialmente después de las dos de la madrugada y hasta alrededor de las cinco de la mañana. Es muy probable que dos o tres veces al mes se sumerjan en una profunda depresión (sin razón aparente), de la que suelen salir merced al uso (o abuso) de distintos estimulantes a los que es adicta. Estos molestos estados depresivos se deben básicamente a sus miedos. Miedos relacionados a las pérdidas y a ideas o pensamientos suicidas, y a sus secretos que tan bien guarda pero que, a veces, siente que deja de controlar y pudieran hacerse públicos, dañando la imagen de sí que tan bien cree haber construido. Y es que hay muchos secretos en la vida de estas personas; no es poco probable que lleven una vida paralela que viven tan intensamente como la otra pero que es diametralmente opuesta".


- Esto está bien saberlo, para no llevarse sorpresas: "El ególatra es magnánimo a la hora de dar, pero exigirá que se le restituya mucho más que lo que ha dado; espera de sus beneficiados la lealtad y subordinación que recuerdan a la esclavitud".


- ¿De dónde viene todo?: "La conducta y comportamiento ególatras responde exclusivamente a tempranísimas imposiciones y a sobreprotección por parte de los padres, a la falta de límites (de toda clase) y a cierto sentimiento de orgullo y soberbia canalizados defectuosamente. La persona ególatra puede o no ser exitosa en la vida; pero siempre correrá detrás de más éxitos, logros y posesiones porque, imperiosamente, necesita de la aprobación y el afecto de los demás, aunque sea comprándolos. Por alguna u otra razón, por un motivo u otro, pueden desembocar en graves alteraciones mentales, cuando no, en severas afecciones orgánicas casi siempre provocadas por el abuso de sus adicciones".


-Y la gran pregunta: ¿tiene solución? "Manejar o controlar el ego no es tarea fácil ni sencilla; en el ególatra, la cosa se ha salido de control. Es justamente en el ególatra en donde puede advertirse, clara e inobjetablemente, el poder destructivo del ego, no solo hacia los demás, también hacia sí mismo".

Claro queda que el ególatra sufre una patología severa y que tenerlo cerca es un problema de difícil solución (sólo se me ocurre poner tantos kms de distancia como kilómetros tenga su ego).

Asi que, para no dañar sensibilidades, mejor no jugar a insultar con este término. Siempre estarán ahí "zascandil" o "botarate": menos cool, pero más cuulto.


 

Escribir comentario

Comentarios: 20
  • #1

    Teddy (domingo, 19 octubre 2014 19:51)

    He dejado de hacer algo en lo que estaba sumamente concentrado para leer este artículo que me ha llamado mucho la atención. Muy buen post y la verdad que me encanta como escribes y lo que escribes Raquel. Un beso enorme...


  • #2

    KonstanceG (domingo, 19 octubre 2014 21:12)

    Gracias. Muy buen post y muy bien estructurado. Ciertamente en contenido, si me quedo con tu última reflexión, da hasta miedo en su formato más extremo. Bromas aparte, la comparativa con "autoestima" me parece muy acertada y seguro que se te ocurren otros análisis desde términos igualmente positivos y socialmente tan bien vistos como "talento" o ´"crack" ...:) ¿acaso detrás de ellos no hay muchos casos extremos de "ego"? Un saludo.

  • #3

    Laura (domingo, 19 octubre 2014 23:03)

    Hola Raquel,
    En menuda tesitura me veo. He comenzado una nueva etapa laboral, ahora soy profesora en un curso de Community Manager para jóvenes (20-30 años). El grupo estupendo salvo por la presencia entre ellos de un ególatra. Lo has descrito a la perfección.
    Tengo que lidiar con él de aquí hasta que acabe el curso, no puedo distanciarme ni un Km!, ¿algún consejo?
    ¡En fin!, veré qué puedo hacer, al menos gracias a este artículo sé qué más puedo esperar...

  • #4

    Raquel Roca (miércoles, 22 octubre 2014 18:33)

    Hola Teddy, gracias por tu mensaje, y por aparcar otra cosa para leerme, que hace mucha ilusión. :)

    KonstanceG, me alegra te haya gustado, y sobre todo agradezco me lo comentes. Y sí, hay cracks y talentos con egos, por supuesto, pero extremos... diría que no. Inteligencia (sobre todo emocional) y humildad suelen ir de la mano.

    Laura, hola. Ya siento tu situación! Si descubro otra fórmula más efectiva la compartiré contigo. Lo único que me atrevo a aconsejarte es que impidas te utilice, y defiendas y cuides tu asertividad. Suerte! Un abrazo.

  • #5

    Aliflaca (miércoles, 22 octubre 2014 20:20)

    Magnífico artículo. Solo difiero en el punto 5. Conocemos algún caso de grandes ególatras que están siempre acompañad@s :) ¿o no? bs!

  • #6

    Raquel Roca (domingo, 26 octubre 2014 13:59)

    Hola Aliflaca! Me llegan tus ondas de positividad desde Argentina :) Creo que un ególatra nunca mantiene nada durante demasidado tiempo. Otra cosa es que necesite estar siempre acompañado (o rodeado). Probablemente con un tipo de "relaciones kleenex". Abrazo!!

  • #7

    Cristobal (domingo, 14 diciembre 2014 00:11)

    Raquel, me fascinó el articulo, viene a ratificar lo que pensaba de ese tipo de personalidad y agregar cosas que había pasado por alto... Le hice ver a una persona lo ególatra que es (antes de leer esto) y reaccionó de una manera en extremo impetuosa. Seguramente debe esperar que me disculpe con ella, pero creo que eso solo aumentaría su ego, la verdad es que es tremendamente complicada la situación y no se como abordarla de la mejor manera... Si pudieras darme unos consejos te lo agradecería, Saludos .

  • #8

    Raquel Roca (domingo, 14 diciembre 2014 13:04)

    Hola Cristóbal, me es difícil ayudarte bien sin conocer a las partes "del conflicto", y tampoco estoy segura de estar capacitada para ello, pero lo que sí se es que hacer ver a estas personas que sufren este problema es harto difícil; nunca lo verán e incluso posiblemente proyecten en ti sus propias carencias. Pero si ya lo has expuesto, ya está. Ahora que esa persona piense sobre ello, y si has de disculparte por algo que sea solo por haber perdido las formas -en caso de haberlas perdido - no por haber transmitido tus impresiones. Intenta no entrar en su juego de poder, y sigue actuando desde la honestidad. Seguir los propios instintos .-lo que te dicte tu sexto sentido - suele ser lo mejor. Un saludo y suerte.

  • #9

    Maria de las Nieves (sábado, 21 febrero 2015 08:22)

    Hola a todos Leer esto me ha impactado Mi madre es asi y tiene 101 años Esta cognitivamente bien y solo tiene alguna perdida de la memoria reciente Me siento como hija una victima que sigue cuidandola hasta que fallezca y sumida en la sensacion que me ha robado mi vida.
    Si alguien lee esto tambien mi consejo seria que cuando pudiera, se fuera lo mas lejos que pueda antes de que se sienta sometida a ella.

  • #10

    Arturo (jueves, 02 abril 2015 21:59)

    Hola qué tal! me ha encantado tu artículo sobre los ególatras! Felicidades! tengo unas dudas... en uno de los comentario hacías alusión al "juego del poder" de estas personas, a qué te referías? Estuve un año "saliendo" con un chico ególatra, hijo único, al principio súper lindo, después de pocos meses un caos, toleré miles de cosas, nunca quiso comprometerse a tener una relación sería conmigo.. cuando le pedí que ya no nos viéramos más, me rogó para que siguiéramos en contacto para ser amigos, a lo que le pedí que por favor no lo hiciera.. han pasado dos semanas, lo extraño pues aún lo sigo queriendo, más no quiero volver a buscarlo.. este es el juego de poder al que haces referencia? si me vuelve a buscar qué puedo hacer para darle una salida a todo esto...

    Gracias y un beso de antemano!

  • #11

    Fabian (miércoles, 13 mayo 2015 15:29)

    Gracias pr este post? Muy bueno , educativo y preventivo, y también para hacerse un auto análisis, saludos

  • #12

    Minerva (domingo, 30 agosto 2015 20:00)

    Estimada Raquel, tu artículo fue una Bendicion de Dios para mi y mi familia, formada de 3 hermanos y 4 hermanas, el ególatra en nuestra familia es una hermana por lo que me concentraré en nosotras; tenemos 58, 60, 63 y 67 años. Por razones del destino mi hermana mayor vive con la ególatra de 63 años (divorciadas), la mayor tiene una hija, la ególatra no tiene hijos. Estoy visitandolas y extremadamente preocupada por mi hermana mayor, somos afines en todo, me encuentro que tengo que pasar mas tiempo con la ególatra para que mi visita sea agradable. Fue mi hermana mayor quien encontró tu articulo. Comprendemos la solución de poner kms de distancia, esto no es posible por el momento y el caso esta bastante grave. Existe algun medio profesional de ayudarla?, necesitamos hacer algo para evitar una tragedia. Gracias anticipadas.

  • #13

    Raquel Roca (lunes, 31 agosto 2015 09:23)

    Muchas gracias Fabián. Efectivamente, merece la pena autoevaluarse de vez en cuando para no caer en la egolatría. A veces las líneas rojas son difusas. Un saludo.

  • #14

    Raquel Roca (lunes, 31 agosto 2015 09:31)

    Arturo, Minerva, hola. Daros las gracias lo primero por leer el post asi como por dejar vuestros comentarios. Permitirme que no me atreva a daros consejos personalizados, pues no creo tener postestad para ello. Mi único consejo es que acudáis a un profesional que pueda conocer vuestra situación de primera mano y os ofrezca asesoría y ayuda directa. Os deseo la mejor resolución posible y felicitaros por el coraje para hacerle frente. Un fuerte abrazo.

  • #15

    luz (sábado, 26 septiembre 2015 21:54)

    gracias por el articulo...!!! una belleza total, lastima que no pueda alejarme del egolatra con quien dia a dia tengo que lidiar, pues es mi jefe, ademas ups! no puedo buscarme otro trabajo, ya que me quedan varios (muchos) años antes de la ansiada jubilacion o retiro. Igualmente me dan armas para manejar la situacion. Y a hacer YOGA - MEDITACION se ha dicho jijiji.. ABRAZOS desde Paraguay

  • #16

    Joshua (domingo, 04 octubre 2015 00:37)

    En verdad me encanto el post y eh decir que en verdad me siento muy identificado por tantas cosas que comentas y en verdad me hizo pensar en tantas cosas que tengo y hago mal, me pusiste a pensar en tantas cosas que tengo que cambiar de mi ser, y creo que escribirte ésto es un pequeño pasó.

    Gracias de verdad y tomare mucho en cuenta ésto.

  • #17

    Cassie Hosk (sábado, 10 octubre 2015 19:21)

    Excelente escrito me ha fascinado pero siento que falto algo así de completo para describir mejor a las personas con buena autoestima, podrías darnos otra entrega? Gracias.

  • #18

    Viviana (lunes, 12 octubre 2015 04:13)

    Excelente, se describe con mucha destreza a las personas así.
    Viví junto a un ególatra (que fue mi novio antes por largo tiempo) durante unos meses y me bastó para darme cuenta de la clase de abuso psicológico que estas personas pueden ejercer, tratando incluso de imputar al resto lo que ellos son. Por ejemplo, en un par de ocasiones me dijo que yo era egocéntrica por querer un poco de consideración ¡plop! En este caso los padres (con quienes vivíamos) solapaban -por decir lo menos- este comportamiento y siempre están para tapar las porquerías que hace y justificarlo, ¡piensan que es un santo! o por lo menos lo dicen. Al inicio vivíamos solos y no hubo muchos episodios de su alto ego como para preocuparme pero cuando regresaron los padres de un viaje, empezó el infierno porque él cambió drásticamente o se mostró como en realidad era. El hecho es que hace unos días me separé ya que no aguantaba tanto mal-trato, hasta me pretendían hacer pensar que eso es normal en una relación (hasta que se acoplen). Yo soy una mujer preparada, con méritos propios y querida en mi medio, de verdad no sé cómo llegué a aguantar tanto; a diario minimizaba mi figura haciéndome pensar que yo no era nadie ni nada. Pero eso no estuvo bien, podía quedarme junto a él toda la vida haciéndome como que no pasaba nada. Yo tengo 3 sobrinas a las que amo y creo que debemos ser las mujeres ejemplo de fortaleza para nuestras niñas y eso me animó a seguir cuando quería hasta morir (realmente fue traumático y por obvias razones no puedo exponer todo lo que debí pasar).
    Mi pregunta es ¿cómo superar esta clase de eventos? En mi caso haber compartido con una persona tan tóxica que hasta me ha dejado sin mi usual sonrisa. Tengo recién unos días de haberlo dejado, si me puedes ayudar te agradecería mucho.
    Saludos.

  • #19

    Domingo croxatto (sábado, 31 octubre 2015 20:56)

    Me llamó mucho la atención de el post, porque realmente me identifiqué con algunas actitudes. Sin embargo me gustaría que dieran alguna forma o recomendaciones para poder mejorar esos aspectos estaria muy agradecido.

  • #20

    Raquel Roca (lunes, 02 noviembre 2015 21:03)

    Domingo, Viviana, Cassie, Joshua, Luz, agradeceros vuestra lectura del post, asi como vuestros comentarios. Un fuerte abrazo.