Los profesionales de RRHH también tienen que hacer ruido: 10 retos para mejorar su empleabilidad

Si perteneces al sector de Recursos Humanos y hay algo que estás haciendo (individualmente o arropado por tu empresa) bien, por favor, dilo. Compártelo. Porque estamos necesitados de tener esa información. Porque cualquier pequeño paso que se dé por y para mejorar el ecosistema laboral, por y para los empleados, es bienvenido y necesario. Ahora, cuando las circunstancias socio/económicas/laborales al fin colocan al ser humano en el centro de mira, es el momento de sacar a relucir y poner en común toda acción encauzada en esa dirección.

Toca hacer y presumir de ello.



Primero hacer y luego comunicar, para que:

1. Todos estemos enterados de que realmente el trabajador pasa a ser considerado ser humano y por lo tanto es tratado holísticamente desde la humanidad profesional.

2. Para que otras personas, y por lo tanto otras empresas, puedan "copiar" ideas y metodologías implementándolas en sus centros de trabajo.

3. Para que así obtengamos ese necesario proceso de redención para unos y de reencuentro y reconciliación para todos.

4. Para que las empresas dejen de perder talento y consigan a la vez atraerlo, garantizando así su futuro.

4. Pero sobre todo, porque es el momento de que los profesionales de Recursos Humanos recuperen la libertad de poder hacer su trabajo, y que se les permita disfrutar y realizarse con ello.

 

Me permito hablar de un sector que no es el mío (o que hasta hace poco no lo había sido, pues por suerte e inevitablemente cada vez estamos más entrelazados) porque el jueves pasado tuve el honor de moderar una Mesa Redonda titulada "En España ya es posible mejorar la Experiencia de Empleado", con motivo de la presentación de un libro que lleva por título 50 casos de éxito en experiencia de empleado, coordinado por Lukkup y editado por Lid. Me acompañaban en la mesa Marta Rodríguez, Directora de RRHH Sur Europa de UTC; José María Bascán, Director Internacional de RRHH de Stanley; Louis de Looz, Director de RRHH de NPB Paribas y Cristina del Rey, directora de RRHH de Ford.

 

Conscientemente se me escaparon dos verdades: 

1º Que por desgracia la "experiencia de empleado" de un porcentaje altísimo de la población ha sido más bien la de DDHH (Desechos Humanos), y por lo tanto aún queda mucho trabajo por delante para acercar sentimientos, respeto y entendimiento (sobre todo en las grandes y medianas compañías; una startup o pyme joven nace ya con otros ideales y maneras de pensar y actuar mucho más acordes al S. XXI).

1º Que para mí RRHH es una de las profesiones más bonitas y transformadoras del mundo. Y que pienso sus profesionales serán los grandes detonantes o impulsores que cambiarán el mundo laboral a mejor. Si se les deja.

 

Sin meter el dedo en la llaga de los errores del pasado lo cierto es que, más o menos agudizado según el sector y según la empresa, venimos de unos años de oscurantismo para los departamentos de RRHH que -parece - tocan ya a su fin. Y con ello terminaría también la sensación de soledad y enemistad "con el mundo" (o sea, otros departamentos)  que a veces ha acompañado a muchos de sus profesionales.

 

Es más, creo que hay una corriente nueva, fresca (muy ligada por cierto a las nuevas tecnologías y a nuevas plataformas) que está poniendo de "moda" al sector, y son cada vez más los jóvenes que desean formarse y desarrollarse en esto, trayendo a la vez consigo nuevas metodologías y nuevas concepciones e ideales. Y también son cada vez más los profesionales sénior que están trabajando conciencudamente para innovar en favor del empleado, como se recoge en este libro antes mencionado. El fow sopla además a su favor.

 


Cifras a favor y en contra

LAS CIFRAS también acompañan esta sensación de regeneración y reencuentro:

  • EL Informe internacional Randstad Workmonitor, correspondiente al tercer trimestre de 2015, realizado tras el análisis de más de 15.000 encuestas a nivel internacional, asegura que El 73% de los trabajadores se muestra satisfecho con su empleo: un incremento de diez puntos porcentuales respecto al tercer trimestre de 2014.
  • Es más,  España se encuentra por encima de la media europea. La satisfacción de los trabajadores españoles es 2 puntos porcentuales más alta que la de los europeos (71%). 
  • Adecco ha constatado que el 40% de los trabajadores alcanza la satisfacción laboral en el momento en que es capaz de disfrutar y divertirse cuando realiza su trabajo. Además, el 88% muestra interés por generar un buen ambiente laboral en su empresa siendo buen compañero, asegurándose de hacer bien su trabajo o siendo positivo, entre otros

        

           Pero...

  • Según estudios de Adecco, casi seis de cada diez trabajadores reconocen que su empresa lleva a cabo medidas que contribuyen al bienestar y a la satisfacción laboral de sus empleados. No obstante, el 35% matiza que estas medidas no son suficientes para que se sientan plenamente satisfechos en su lugar de trabajo. Además, 4 de cada 10 creen que su compañía no hace nada para crear un buen ambiente laboral.
  • Un 41% declara estar interesado en cambiar de empleo y lo busca de forma activa y un 45% lo consideraría si contactaran con ellos.


Nuevos retos

 

Hemos hablado sobre la labor y el gran impacto que generan –y van a generar- los profesionales de RRHH en los empleados, pero me parece es muy importante hablar de los propios profesionales de RRHH, como empleados que también son, y los retos a los que ellos mismos se enfrentan para mejorar su empleabilidad. Precisamente los ponentes de la mesa comentaban que uno de los grandes problemas de este sector es su invisibilidad, y que a ellos les cuesta el doble de tiempo encontrar un trabajo nuevo que el que emplea el trabajador de otro sector. Es decir, al igual que le ocurre a toda persona en activo, el profesional de RRHH también se enfrenta a nuevas realidades con las que mejorar su futuro laboral o se quedará obsoleto. Algunos de ellos son:

 


 

1. Comprender en qué consiste la trasformación digital (que golpeará de lleno a su empresa)

 

2. Capacidad de aprendizaje constante para manejarse en conocimientos nuevos (movilidad, Cloud Computing, Big Data, Internet de todas las cosas (IoE), Industria 4.0...) pues estos serán conceptos que exigirán también saber a sus contratados.

 

3. Familiarizarse con los nuevos modos de contratación (nuevas tecnologías).

 

4. Capacidad de implementar y desarrollar dotes marketinianas para un adecuado employer branding.

 

5. Identificación adecuada en la red del talento (manejo adecuado de las RRSS).

 

6. Desarrollar un nuevo Mapa de Competencias necesario para el desarrollo del talento que necesite la empresa.

 

7. Aprender a gestionar equipos en virtual e implantar ecosistemas de innovación abierta.

 

8. Utilizar métodos de aprendizaje colaborativos.

 

9. Estar preparado para el autoempleo y otras variantes, ya que las empresas cada vez externalizarán más estos servicios.

 

10. Trabajar su Marca Personal (algo que también le ayudará a mejorar la de los empleados, así como a detectar el talento externo) para vencer la invisibilidad y mejorar su empleabilidad y alcance profesional futuro.

Haz, y presume de ello.

 

 

 

¡Feliz semana!